fbpx
Blog    |    Contacto   |    Newsletter
Blog    |    Contacto   |    Newsletter
Aprovecha tus horas de estudio con la Técnica Pomodoro.

Gestionar bien el tiempo es un factor muy importante para tener éxito en los estudios. Conocer herramientas de planificación y gestión del tiempo, nos ayuda a aprovechar al máximo las horas de estudio.

La Técnica Pomodoro es un método muy sencillo, con el que conseguirás sacarle más partido a las horas y ser más consciente del tiempo que empleas en cada tarea.

La Técnica Pomodoro resulta de gran ayuda para los estudiantes con dislexia, ya que favorece la concentración y la motivación a la hora de estudiar.

La dislexia es una dificultad de aprendizaje que afecta a la lectura y la escritura. Aunque la dislexia no está relacionada con la inteligencia, a los estudiantes que tienen dislexia les cuesta más seguir el ritmo de la clase. Contar con una buena técnica de gestión del tiempo puede ayudar a superar los obstáculos debidos a la dislexia.

¿Por qué se llama Técnica Pomodoro?

La Técnica Pomodoro, es una forma de administrar el tiempo, creada por Francesco Cirilo, que se basa en trabajar durante bloques de tiempo separados por pausas.

En sus inicios, Francesco Cirilo utilizaba un temporizador con forma de tomate para medir el tiempo de sus bloques de trabajo, y de ahí viene el curioso nombre de Técnica Pomodoro.

La Técnica Pomodoro paso a paso.

A continuación veremos en detalle los pasos de la Técnica Pomodoro y los trucos que puedes aplicar para que tus resultados sean todavía mejores.

  1. Lista de tareas: Haz una lista con las tareas que tienes pendientes.
  2. Ordena las tareas por prioridades teniendo en cuenta:
    1. Plazos de entrega.
    2. Qué tareas son más importantes.
    3. Cuanto tiempo estimas que te llevará hacerlas.
  3. Divide y vencerás: si alguna tarea es muy compleja, puedes dividirla en pequeñas tareas que puedas realizar en un bloque de tiempo.
  4. Agrupa tareas simples: si tienes varias tareas sencillas, puedes agruparlas y realizarlas juntas en un bloque de tiempo.
  5. Programa un temporizador en 25 minutos.
  6. Trabaja de forma concentrada sin pensar en distracciones hasta que suene la alarma.
  7. Haz un registro de tus sesiones de trabajo: registrar qué tareas consigues realizar en los bloques de tiempo te ayudará a ser más consciente de cómo utilizas el tiempo y a valorar tus progresos de forma más positiva.
  8. Tómate un descanso de 5 minutos.
  9. Comienza un nuevo ciclo.
  10. Cada cuatro Pomodoros, o bloques de trabajo, tómate un descanso más largo, de unos 20 o 30 minutos.

Ventajas de utilizar la Técnica Pomodoro.

Favorece la concentración.

Una vez decidida la tarea que vamos a hacer y puesto el cronómetro, es más sencillo concentrarse durante un bloque de tiempo que nosotros mismos hemos programado.

Evita que nos fatiguemos en exceso.

Las pausas entre bloques de trabajo o «tomates«, nos ayudan a mantener la mente despejada y evitar el cansancio excesivo por mantener la concentración durante demasiado tiempo.

Ayuda a evitar distracciones.

Una vez programamos el temporizador, nos resultará más sencillo mantener la concentración en nuestra tarea hasta que suene la alarma.

De este modo, reservaremos las distracciones para cuando tengamos una pausa.

Evita la procrastinación.

Otra de las ventajas de esta técnica es que nos ayuda a planificar el trabajo y a iniciar las tareas sin dar rodeos.

La Técnica Pomodoro hace que tengamos claras las tareas a realizar y cuales son más urgentes. De este modo no caeremos en el error de dejar las tareas importantes para el último momento.

Ayuda a mantener la motivación.

Al dividir el trabajo en bloques de 25 minutos, tendremos una actitud más positiva a la hora de afrontar las tareas pendientes.

Llevar un registro de las tareas realizadas, nos hace ser conscientes de nuestros avances y no solo de las cosas que nos quedan por hacer.

Mejora la productividad.

Al trabajar de forma más concentrada, obtendrás mejores resultados y más rápido, por lo que no tardarás en percibir una mejora de la productividad.

Si llevas un registro diario de las tareas que has realizado, podrás comprobar cómo mejora tu rendimiento.


Nos ayuda a ser conscientes de cuanto tiempo nos lleva cada tarea.

Saber cuanto tiempo tardaremos en hacer un trabajo o en preparar un examen, es importante para no caer en el error de empezar tarde.
Registrar las tareas que hacemos en cada bloque de trabajo, nos ayuda a saber cuanto tiempo invertimos en cada trabajo.

Dytective 2.0

¿Todavía no conoces Dytective?
Pincha en el enlace y pruébalo gratis.

También te pueden interesar...

Leave a Reply