Blog    |    Contacto   |    Newsletter
Blog    |    Contacto   |    Newsletter

El uso de correctores ortográficos es crucial para que las faltas de ortografía no tengan un efecto negativo en las personas con dislexia, como tener unas notas más bajas o parecer más despistado o con menos formación, ya en la edad adulta. Los correctores ortográficos están presentes en los principales procesadores de texto, así como en los principales exploradores y servidores de correo electrónico.

¿Cómo funcionan los correctores ortográficos?

Los correctores ortográficos típicos tienen una limitación importante para las personas con dislexia, pues no detectan los llamados «errores de palabras reales» (real word errors, en inglés). Además, en general, los correctores normalmente detectan los errores léxicos, no los semánticos (es decir, aquellos que dan como resultado una palabra que está correctamente escrita, pero que no es el vocablo que uno quería escribir; por ejemplo: «He pedido un *cerdito al banco», en vez de crédito).

Estos errores son más frecuentes de lo que parece. Si tenemos en cuenta textos escritos solo por personas con dislexia, el 17% (en inglés) y el 21% (en español) son errores de palabras reales.  Una comparación de los correctores ortográficos más populares demostró que, entre los diferentes tipos de erratas, los de palabras reales son los menos detectados. La investigación en informática sobre este tema es muy activa y cada mes aparecen métodos mejorados, sobre todo en correctores gramaticales que prometen resolver algunos errores de palabras reales. De todas formas, la mayoría de estos programas aún no los detectan.

 

PRUEBA EL TEST GRATUITO DE DISLEXIA

CUADRO_clipped_rev_1 (2)

¿Qué corrector ortográfico utilizar?

En 2015 en Carnegie Mellon University, el equipo de Luz Rello desarrolló un método informático para detectar y corregir errores de palabras reales en español. Esta investigación obligó a comparar la eficacia de los principales correctores ortográficos (los más usados) en textos escritos por personas con dislexia en español.  Producto de dicha evaluación, aprendimos qué correctores son más apropiados para las personas con dislexia.

Comparamos la eficacia de los correctores ortográficos incluidos en las siguientes herramientas de edición a la hora de detectar y corregir los errores escritos por las personas con dislexia: Microsoft Word, Google Docs, OpenOffice, Pages y TextEdit.

Los dos correctores que detectaron más errores, tanto de «palabras reales» como no, fueron los que poseen Microsoft Word y Google Docs. En el caso de Microsoft Word, detectaba menos errores de palabras reales, pero más errores sintácticos.

Word

 

A la hora de sugerir la palabra correcta, Microsoft Word ofrece demasiadas sugerencias y esto demoraba más tiempo a los participantes.

 

 

googlePor otro lado, el corrector en línea de Google Docs detectaba más errores de «palabras reales» que los otros correctores y a la hora de mostrar sugerencias, se limitaba a una palabra alternativa, que generalmente era la que el usuario estaba buscando, lo que hacía que los participantes ganaran tiempo.

En resumen, para detectar errores de «palabras reales» con mayor precisión, Google Docs salía mejor parado, mientras que Microsoft Word es más sensible y detecta más errores, aunque es menos preciso a la hora de sugerir las palabras correctas. Si la mayoría de errores que se producen dan como resultado otra «palabra real» (por ejemplo, sapa por pasa) recomendamos usar Google Docs por su gran precisión. Si, por el contrario, se producen más errores gramaticales y ortográficos generales, es recomendable un corrector con más sensibilidad, como el que posee Microsoft Word.

 

Descubre el nuevo libro de Luz Rello:

 

Otras opciones de correctores informáticos:

Stilus

Es un corrector que recoge muchas variables a la hora de corregir textos, no se basa únicamente en la ortografía. Corrige textos y tiene en cuenta posibles variaciones semánticas que impiden utilizar palabras en un sentido incorrecto. No se limita nada más a corregir los errores, también da explicaciones de ellos. Aparte de un corrector, podríamos definir este servicio como un tutor. Tiene una versión gratuita y otra de pago. Corrige textos en castellano, inglés, francés e italiano. Dentro del castellano contempla algunas variantes. También saca informes de todas las revisiones que hacemos, de nuestros fallos y correcciones.

 

Spanish Checker

Corrige los textos tanto en la ortografía como en la gramática.  Sugiere una modificación o simplemente que verifiquemos que hemos escrito con el significado deseado.  Muestra una breve explicación del posible fallo y su corrección. Es completamente gratuito. También está disponible para textos en inglés.

Leave a Reply