fbpx
Blog    |    Contacto   |    Newsletter
Blog    |    Contacto   |    Newsletter

TRABAJAR LA DISLEXIA EN EL AULA. RECURSOS PARA MAESTROS Y PROFESORES

La dislexia en el aula. Pautas para maestros y profesores.

Si eres docente y estás leyendo esto, tus alumnos tienen mucha suerte de contar con alguien como tú, que muestra interé en encontrar recursos para la diversidad.

La dislexia es una dificultad de aprendizaje de origen neurobiológico que afecta a la lectura y la escritura. No está relacionada con la inteligencia. A menudo permanece oculta porque sus características no son fácilmente visibles y pueden enmascararse con compensaciones y con otras dificultades como el TDA-H. Las principales manifestaciones de la dislexia en español es un enlentecimiento de la lectura y problemas con las faltas de ortografía (Ver Síntomas de dislexia por edades). En las pruebas de CI (cociente intelectual), suele existir una asimetría entre el CI verbal (más bajo) y el CI manipulativo (más alto) (Ver cómo diagnosticar la dislexia).

Ver Ejercicios para la dislexia

A continuación vamos a compartir una serie de recursos para mejorar el aprendizaje en el aula de los niños con dislexia. Lo más probable es que tengáis más alumnos con dislexia de los que están oficialmente detectados. La mayoría de estas pautas son beneficiosas para todos los niños, no solo para los alumnos con dislexia, y pueden aplicarse a toda la clase de manera inclusiva.

Presentación del texto

Mejores tipografías para la dislexia
  • Uso de tipografías de palo seco y amplias (con condensadas), como Arial, Helvética o Verdana, de gran tamaño (catorce puntos en adelante) y evitar el uso de cursivas. Estas prácticas mejoran significativamente la legibilidad textual de los alumnos con o sin dislexia (Ver Tipografías para la dislexia). 
  • Utilizar negritas o resaltados con las palabras clave del texto. Estas prácticas facilitan significativamente la comprensión y la memorización del texto a los alumnos con o sin dislexia.
  • Incluir otros elementos además de la lectura del libro de texto, como el lenguaje oral, el uso de esquemas mentales, mapas conceptuales y otros refuerzos visuales .

Evaluación

  • En general, dar más importancia al contenido que a la forma, leer las preguntas de los exámenes en voz alta y permitir que los alumnos puedan subrayar las preguntas con lápiz y hacer anotaciones (esquemas) en el margen o en una hoja aparte. 
  • Plantear varias maneras para que un alumno demuestre su comprensión (pruebas orales, proyectos de vídeo, etcétera). En las pruebas orales, lo idóneo para evitar la ansiedad es dejar al alumno un tiempo de reflexión antes de responder, para que prepare en una hoja limpia sus esquemas y luego responda oralmente. En la medida de lo posible, proporcionar exámenes o controles donde la memorización del texto del libro lectivo no sirva para aprobar, sino donde también se mida la resolución de problemas y la relación entre ideas.

Evaluación del inglés como lengua extranjera

La dislexia y el inglés
  • Dar especial relevancia a la comprensión y la expresión oral y priorizar el formato de opción múltiple en las respuestas relacionadas con la comprensión auditiva, el vocabulario, la gramática y la comprensión lectora.
  • Utilizar apoyo oral y visual en la enseñanza del idioma.
  • Hacer la enseñanza muy práctica y partiendo de temas de interés para el niño, para despertarle el interés comunicativo.
  • No forzar el aprendizaje antes de tiempo.
  • Visualizar películas y dibujos no doblados.
  • Participar en intercambios culturales con niños de otras nacionalidades o campamentos donde tengan que expresarse en otros idiomas o realizar intercambio en otros países.

Más información en La dislexia y el aprendizaje del inglés

Ver también: Herramientas gratuitas para aprender inglés

Uso de medios informáticos

change-dyslexia-dytective-ejercicios-dislexia
DytectiveU

En la medida de lo posible, se recomienda favorecer el uso de medios informáticos para las tareas y los trabajos. Además, existen herramientas tecnológicas que pueden utilizarse para facilitar la lectura y la escritura a las personas con dislexia. Citamos las principales:

  • Correctores ortográficos: El uso de correctores ortográficos es crucial para que las faltas de ortografía no tengan un efecto negativo en las personas con dislexia, como tener unas notas más bajas o parecer más despistado o con menos formación, ya en la edad adulta. Los correctores ortográficos están presentes en los principales procesadores de texto, así como en los principales exploradores y servidores de correo electrónico (Más información en Correctores ortográficos).
  • Dictado automático: Las personas con dislexia se pueden beneficiar de esta función de conversión de voz a texto, incorporada en la mayoría de sistemas operativos y exploradores. Esta tecnología les facilita la escritura (Más información en Herramientas de dictado automático gratuitas).
  • Lectores de texto: La conversión de texto en habla (text-to-speech en inglés) es una tecnología lingüística que hace posible que un ordenador transforme automáticamente un texto escrito en su correspondiente forma sonora, lo más parecido a cómo lo realizaría una persona. Permite acceder a través del teléfono o el ordenador a cualquier texto digital, tanto una página web como un correo electrónico, lo que facilita a personas con necesidades especiales, especialmente a aquellos con problemas visuales, el uso de los sistemas informáticos (Más información en Lectores de texto gratuitos).
  • Audiolibros: son libros “hablados” que fomentan y facilitan la lectura a los niños con dislexia y también a aquellos con dificultades visuales. Aquí puedes encontrar audiocuentos personalizados para los niños con dislexia.

Por otro lado, en la actualidad existen recursos tecnológicos para la detección y la mejora de la dislexia a través de juegos informáticos. Dytective de Change Dyslexia es una herramienta científica que utiliza la inteligencia artificial para evaluar el riesgo de tener dislexia en apenas 15 minutos y de manera gratuita. Además, también dispone de un juego en el que se trabajan las 24 habilidades cognitivas relacionadas directa o indirectamente con la dislexia, que permiten la mejora de la lectura y la escritura de manera divertida.

Implicación de la clase

Sobre todo, para los más jóvenes, si el ambiente de la clase lo permite, se recomienda hacer que el aula participe, animando y celebrando cuando el alumno con dislexia lea o escriba bien. Para esto se puede explicar a la clase los síntomas, basta con decir que para algunas personas aprender a leer y escribir puede resultar mucho más difícil. En realidad, los maestros soléis hacer este tipo de adaptaciones con todo el grupo: si un alumno se despista lo ponéis delante, si otro hace ruido, lo situáis en un lugar donde no desconcentre al resto. La adaptación e implicación de la clase debe hacerse en general, no solo con los alumnos con dislexia.

Esta carta a los compañeros puede ayudar en la comunicación de la dislexia al resto de los alumnos.

Consultar a los propios niños

Consultar a los propios niños si quieren o no leer en voz alta o escribir en la pizarra delante de toda la clase reduce el estrés de los niños con dislexia. Cuando son pequeños no les suele importar, pero cuando van siendo más mayores, sí, pueden pasar mucha vergüenza. Como la técnica de leer en voz alta suele ser empleada para mejorar la lectura y esta técnica en las personas con dislexia no es eficaz, no hay razón para hacerles leer en alto si no quieren.

Faltas de ortografía

La ciencia detrás de Dytective Test

Las personas con dislexia procesan cognitivamente las faltas de ortografía de manera diferente. Marcarlas en un color que no sea rojo y fomentar que el estudiante aprenda de sus propios errores ortográficos es clave, pues son manifestaciones de sus dificultades particulares. En las evaluaciones, es delicado estipular hasta qué punto deben penalizarse las faltas de ortografía de los estudiantes con dislexia, pues hay muchas diferencias entre estudiantes.

En exámenes oficiales, como en las pruebas de acceso a la universidad, las faltas de ortografía tienen menor carácter sancionador en el caso de la dislexia. Por ejemplo, en Cataluña existe un tribunal ordinario específico para evaluar los exámenes de acceso (PAU) de los alumnos con dificultades específicas de aprendizaje y los alumnos disponen de treinta minutos más para completar sus exámenes. En los colegios, se sugiere que se sancione hasta un número máximo de puntos por el total de faltas de ortografía; por ejemplo, la Asociación Catalana de la Dislexia sugiere como máximo un punto. El criterio sancionador sobre las faltas de ortografía varía en función de la región; sí se mantienen otros criterios, como la flexibilidad a la hora de evaluar los errores ortográficos.

Más información en Las faltas de ortografía en la dislexia

Planes individualizados

En función de la región geográfica pueden existir reglamentos específicos para los alumnos con dislexia. Por ejemplo, desde 2013, en Cataluña los alumnos con dislexia pueden acceder a un plan individualizado en su colegio. Los planes varían también de zona a zona, si bien coinciden en que las adaptaciones no deben ser curriculares, sino metodológicas — las más frecuentes están recogidas en los puntos anteriores—. En otras palabras, no se deben reducir los contenidos que estudia el alumnado con dislexia, pues no hay ningún contenido que no pueda aprender. Tampoco hay ninguna competencia básica que un alumno con dislexia no pueda dominar. Esto también se aplica a la competencia escrita, en la que la ortografía se considera un factor más, no la competencia completa.

Ver 7 datos sorprendentes sobre la relación entre música y dislexia

Fomentar la autoestima

Niños jugando a DytectiveU

Hay que recordar que los estudiantes con dislexia no son necesariamente menos inteligentes, ni perezosos ni despistados. 

La dislexia se ha asociado con un daño en la autoestima, especialmente cuando hay problemas de rendimiento en la escuela. A menudo, los niños con dislexia se sienten incompetentes a los ojos de sus padres, vagos frente a los maestros, estúpidos ante los compañeros de clase y culpables ante sí mismos. Pueden sentirse inadecuados.

En general, los niños con dislexia tienen niveles de estrés y ansiedad más alto que sus compañeros sin dislexia. Específicamente, la autoestima de los niños entre 6 y 11 años se ve muy afectada por el rendimiento escolar. La comparación con los compañeros está presente y daña su autoconcepto, generando culpa y baja motivación.

Para evitar un daño en la autoestima, los maestros y profesores deben tener cuidado con los castigos y las muestras de enfado. Controlar a una clase es muy difícil, y a veces los niños con dificultades, debido también a los problemas emocionales, pueden interferir más en las dinámicas de clase. Esto hace que reciban más castigos o se les refuerce menos de manera positiva, generando un círculo vicioso de baja autoestima y problemas de comportamiento. 

También puedes leerles la carta de Luz Rello a los estudiantes con dislexia.

Reforzar las fortalezas

Tradicionalmente la dislexia se ha definido por las dificultades con la lectura y la escritura, pero existen estudios actuales que también se han centrado en las fortalezas detectadas en las personas con dislexia. En el libro «Superar la dislexia» de Luz Rello aparecen detalladas estas fortalezas y los estudios científicos que las respaldan. 

Por ejemplo, un estudio del Cass Business School de Londres observó que el 20% de los empresarios del Reino Unido y el 35% de los fundadores de empresas en los Estados Unidos tienen dislexia. Algunos emprendedores con mucho éxito tienen dislexia como el chef Jamie Oliver o el fundador de Ikea, Ingvar Kamprad, o Richard Branson fundador de Virgin Group.

Las personas con dislexia son creativas, intuitivas, con un pensamiento “out of the box”, por lo que tienen habilidad para plantear soluciones novedosas, innovadoras.

Asimismo, otros estudios reportan rápido procesamiento visual y espacial; razonamiento tridimensional, integral, holístico. Las personas con dislexia tienen facilidad para interconectar saberes de distintas disciplinas;  reconocer y distinguir fácilmente patrones y tendencias.

Las fortalezas de los niños con dislexia ayudan a compensar las dificultades. Dytective es la primera herramienta TIC que no solo trabaja las debilidades, sino también las fortalezas, adaptando los ejercicios de manera personalizada para cada niña o niño.

Ver más información: Las fortalezas de la dislexia

Ver también:
Cuentos y libros para la dislexia
El cerebro de las personas con dislexia
Dislexia y altas capacidades

Autoría del artículo: Luz Rello y Clara Pavón

También te pueden interesar...

Leave a Reply